Encuéntranos en:

Noticias

Planes de pesca en cuarentena

31/08/2020

Por Tamara Toro Teutsch

 

Según mis planes iniciales, a fines del verano debía regresar de unas vacaciones en el sur de Chile junto a mis padres. El viaje se suponía que comenzaría en Cerro Castillo, para pescar en el río Ibáñez, el lago General Carrera y probablemente otros lugares maravillosos de la región de Aysén. La siguiente parada hubiera sido el hermoso lago Todos los Santos, ya más al norte, y terminaríamos el viaje en Valdivia y sus ríos cercanos. En todo el recorrido habríamos visto inquietas arcoíris y gordas farios siendo tentadas por nuestras moscas o arrancando de nuestros torpes movimientos.

 

Habría llevado mi fiel Redington Path para que mi papá continúe aprendiendo a lanzar, y yo habría usado seguramente la Winston Vapor, a la que aún no me acostumbro del todo. Habríamos casteado hasta quedar con el brazo cansado, la mitad de las moscas estarían perdidas entre los árboles, y mis mapas tendrían más marcas rojas para revisar por dónde anduvimos.

Mi cara quizá todavía estaría quemada por el frío y los vientos patagones. Mis manos aún tendrían el olor dulce de los peces vivos que habríamos liberado hacia la corriente, mientras dudábamos entre lanzar una vez más o regresar. Extrañaría estar pegada a la ventana mirando el paisaje que no tenemos en Santiago, entre tantos edificios y smog.

Con la pesca, he aprendido que uno controla lo mínimo: qué mosca usar, cómo y dónde lanzar, a qué hora llegar y cuándo irse. Todo el resto es una combinación de coincidencia y paciencia. El viento, la temperatura, el comportamiento de los peces, la naturaleza, es algo siempre por conocer cuando estamos allí.

Memoria completa en PATAGONJOURNAL

Diseño Web - Posicionamiento Web - Sistema Web